miércoles, 14 de agosto de 2013

Entrevista a Jacopo Mandelli, director de "Hice un corto"

El próximo 30 de agosto, en la sección de cortometrajes de nuestra pequeña Muestra de Cine se podrá ver “Hice un corto”. Os dejamos una pequeña entrevista que Jorge Fernández-Mayoralas, programador de esta sección, ha realizado a su director: Jacopo Mandelli.

Jacopo, transitas entre España e Italia: ¿qué destacarías de cada país a la hora de hacer cine?Italia y España son dos países muy similares y contradictorios a la vez, por lo que tiene que ver el cine y sobre todo la industria del cine: opino que para ambos una característica especial es la capacidad de la gente de sacar provecho en situaciones complicadas, como la falta de dinero o de medios, gracias a ideas realmente buenas y talento organizativo, a pesar de la enorme y inútil burocracia y la casi total falta de subvenciones públicas y la difícil búsqueda de inversores; también hay que destacar muy buenos directores de fotografías y actores en los dos países.


¿La idea surgió tras algún caos real al rodar otro cortometraje? ¿Cómo nació hice un corto?
La idea de Hice un corto nació de parte de nuestro colectivo Ampar@ Producciones a la hora de escribir un largometraje sobre un rodaje y pensar en todas las experiencias vividas en los rodajes, grotescas o ridículas que fueran, queriendo destacar en cada caso el raro comportamiento humano de este mundo, sobre todo lo de algunas personas que se sienten parte de una falsa élite por un trabajo que a lo mejor no saben ni hacer: todo esto nos pareció divertido y interesante de analizar.

¿Quieres ser cortometrajista o tomas esto como un experimento para llegar algún día a rodar tu largometraje? 
La idea, después de más de 15 cortometrajes hechos entre Italia y España, es llegar un día al largometraje, con la humilde conciencia de que el aprendizaje es largo todavía, aunque la gana es mucha, y guiones y ideas ya están sobre le papel, dentro de poco esperamos que tengan salida.

Siempre nos quedamos con algo positivo e intentamos olvidar todo lo negativo, de cualquier experiencia: ¿Qué recuerdas cómo lo más positivo y lo más negativo a la hora de rodar el cortometraje?
Lo más positivo, y diría también la cosa más importante para mí de todo el esfuerzo hecho, ha sido que durante y después el rodaje, todos los profesionales, entre actores y equipo, con los cuales hemos colaborado nos expresaron su agradecimiento por haber trabajado en un clima tan divertido, sereno y creativo, añadiendo que en la mayoría de sus trabajos esto no pasa, y deseando volver a trabajar con nosotros: con mucha modestia, ha sido el regalo más bonito de toda esta experiencia, creo que solo por esto valió la pena y personalmente lo vivo como un éxito profesional. ¿Lo peor? probablemente la falta de más ensayos, pero esto suele pasar cuando se trabaja con muchos actores en tiempos limitado, hay que mejorarlo.

Realizar un cortometraje no es tarea sencilla, ¿Cuáles serían tus consejos para los que se aventuran a realizar sus propias obras audiovisuales?
Empezar a grabar, mucho, sin prisa pero sin parar, no esperar el momento oportuno sobre todo si se esta empezando; equivocarse en todo, desde el guión hasta el montaje, si no es imposible aprender; querer mucho a los actores, al equipo y reírse en los momentos más difíciles, este "trabajo" es un lujo, hay que disfrutarlo cada vez que se tiene la posibilidad de hacerlo.

Ander (Roberto Castón) 2009

ANDER es una película dirigida por Roberto Castón que se incorpora a la genealogía del cine activista gay español, con una historia basada en la homosexualidad rural y un relato de cómo se pueden entender nuevos modelos de relación familiar.

La película está estructura en fragmentos que describen la vida de tres personajes principales que encarnan tres figuras arquetípicas (pero llenas de matices): el granjero, el extranjero y la prostituta. Estos personajes se relacionan con un entorno rural, conservador y jerárquico que representa la vida en el campo y los esquemas tradicionales de familia heterosexual, occidental y blanca.

La presencia del "Otro" es fundamental en esta película, en la que los personajes encuentran su espacio a medida que ciertas estructuras se vienen a abajo y, a fuerza de los acontecimientos, se desmorona la lógica patriarcal. ANDER, por tanto, es una historia de fragmentación de discursos y, fundamentalmente, es una gran historia de amor.

Se trata de una película fundamental para el cine LGTB, planteada como un proyecto de acción política, pensada para ocupar un espacio y contar una historia que necesitaba ser contada. Ander añade una pata más al cine activista y de temática gay pensado y producido en el País Vasco. Una genealogía abierta que da comienzo con "La muerte de Mikel", y que continua con otras tres cintas, la propia "ANDER", "A escondidas" y "80 días".

"ANDER" ocurre en el tiempo en que ocurren las cosas y se mueve en un territorio de lo mínimo, allí donde los sonidos de lo cotidiano irrumpen en los silencios de la monotonía y a veces la rompen, la desgarran o la parten por la mitad. Es una película de acciones, de capas y de silencios. Es una película que necesitábamos tener y que -desgraciadamente, por como funcionan las cosas en este país- no hemos podido ver todo lo que hubiésemos necesitado verla.

Eduardo Hurtado